La pintura Rusa vuelve a Madrid
 

Siguiendo con la línea que ha mantenido durante la última década, la pintura rusa
neoimpresionista vuelve a exponerse en Madrid, en esta ocasión en la Galería Éboli, junto a la Plaza de Oriente, que en estas fechas más que nunca merece una visita. El extraordinario éxito internacional que este grupo de artistas rusos ha cosechado en exposiciones y subastas de diferentes países de Europa, y recientemente también en América, ha ido parejo al éxito que también les ha acompañado en distintas ciudades de España.

La rigurosa formación de los artistas rusos, educados en sólidas escuelas de artes plásticas como el Instituto Sourikov de Moscú o la Escuela de Bellas Artes de Kiev, ha dado como resultado una generación de artistas técnicamente impecables. Esta maestría en la técnica, unida a la libertad de elección de los temas a pintar que los artistas rusos disfrutan desde hace dos décadas, ha favorecido el florecimiento de una pintura amable y alegre, que agrada a los sentidos, de gran sensibilidad, intensos juegos cromáticos y lumínicos, espacio abiertos y armonía en las composiciones. Desde los temas puramente rusos, los paisajes rurales y las iglesias de cúpulas brillantes en los cuadros de SEKRET,
NEBESSIKHINE o FILITOV, las vistas de Moscú o París bajo la lluvia de ORLOV, los temas infantiles de RAZOUMOV y GOUSSEV, los alegres bodegones de FOMENOK y BELSKY, hasta las arriesgadas composiciones neocubistas de KOUPETSIAN, la ironía de los temas de JOURAVLIOV y los personales lienzos de VASINE.

RAZOUMOV, Konstantin Nacido en 1974, este joven artista se formó en la Escuela de Bellas Artes de Moscú con el reconocido pintor Ilya Glazounov. Es un artista diestro en muchos y distintos temas, tanto la figura como el paisaje o el bodegón, aunque sus favoritos son los que exploran el mundo de la infancia y la mujer. Las escenas intimistas y cotidianas, espontáneas, tratadas con pincelada ligera y sutil, demuestran su dominio del color y su técnica puramente impresionista.

KOUPETZIAN, Aram Nacido en 1928 en Prikoumsk, estudió junto a los maestros Yefim Tcheptsov y Martiros Sarian en la Escuela de Bellas Artes de Moscú. Fiel al realismo hasta 1974, este transgresor artista cambió desde entonces su estilo y su técnica en busca de un nuevo lenguaje expresivo. Sus temas musicales de fuerte carga simbólica, manifiestan una fuerte inspiración en el cubismo analítico de Picasso. Vive y trabaja en Moscú, y ha realizado innumerables exposiciones en Rusia y muchos otros países.

VASSINE, Victor Nacido en 1919 en Riazán, Vasine vivió y trabajó en Moscú. En sus inicios estudió con Ilya Machkov y Alexandre Ceytchenko, y se graduó en el Instituto Sourikov de Moscú como alumno del maestro Boris Ioganson. Desde 1946, sus obras se han expuesto habitualmente, tanto en muestras colectivas como individuales, como fue la antológica que se dedicó en Moscú en 1957. Su obra tuvo siempre un gran éxito en Francia, donde expuso a menudo, hasta su fallecimiento en 1997.

FILITOV, Serguei Nacido en 1964, comenzó a interesarse por la pintura de la mano del maestro Mikhail Aksionov, que le transmitió una técnica clásica, depurada y precisa. Filitov gusta de pintar al natural, al igual que los clásicos realistas, como Gorbatov y Kolesnikov, cuya obra admira. La contundencia de su dibujo, unida a su pincelada decidida, aportan a sus paisajes la inmediatez de esa pintura del natural, de su tierra natal con un tratamiento brillante y pleno de la luz y del color.

GOUSSEV, Vladimir Nacido en 1957 en Orekhovo-Zouievo, cerca de Moscú, estudió en el Instituto Sourikov y en la Escuela de Bellas Artes de Moscú, bajo la dirección del maestro Victor Tsypliakov. Hijo del reconocido pintor realista Serguei Goussev, a menudo siguió a su padre en sus viajes, aprendiendo de él la técnica pictórica. Goussev pinta sobre todo al aire libre, al natural, poniendo especial énfasis en el paisaje rural de los pueblos del interior, con fuerte influencia de los pintores del realismo ruso.

ORLOV, Vladimir Nacido en Moscú en 1950, estudió en el Instituto Sourikov y en la Escuela de Bellas Artes de Moscú, y es miembro de la Unión de pintores Rusos. Es hijo del pintor realista Evgeni Orlov, en cuyo estudio comenzó a pintar. Ha estudiado rigurosamente la arquitectura del Moscú de los años 30 a 50, que en muchos casos está ya desapareciendo, y la ha reflejado con brillante liguereza en sus cuadros, así como el elegante París decimonónico. Sus obras están presentes en el Museo histórico de Moscú.

FOMENOK, Stanislav Nacido en 1941 en Dnepropetrovsk, Ucrania, estudió en la Escuela de Bellas Artes de Kiev con los maestros Chataline y Kostetsky. Amante del clima y la luz de su tierra, Fomenok es conocido por sus paisajes amables de colorido intenso, sus bodegones y jardines exuberantes, de colorido fresco y ricos contrastes de sombra y luz, la misma luz que baña las tierras de Crimen. En la actualidad vive y trabaja en Munich, Alemania, desde donde ha adquirido una gran proyección internacional.

NEBESSIKHINE, Serguei. Nacido en 1964 en Alexandrov, estudió en la Escuela Stroganov de Bellas Artes de Moscú, incorporándose a la Unión de Pintores Rusos en 2000. Sus cuadros figuran en colecciones como el Museo Estatal de Arquitectura e Historia, El Museo de Sergeev-Possad, y numerosas colecciones privadas dentro y fuera de Rusia. En 2007, viajando por Francia, se enamoró de Normandía e incorporó sus paisajes, sus marinas, su diversidad cromática de azules y verdes, a los temas de Crimen y el Mar Negro habituales en sus pinturas.

JOURAVLIOV, Mikhail. Nacido en 1952, estudió en el Instituto de Cine de la URSS, aunque siempre primó su amor por la pintura. Su obra se distingue por un empaste fino y sensual, y por el toque de humor que domina en sus composiciones. Jouravliov es un artista atípico, inescrutable, que despliega en sus lienzos, en pinceladas sinuosas, enigmas ingenuos, una felicidad misteriosa, una inocencia aparente cargada de significados ocultos. Un trozo del Paraíso en este mundo desecantado.

BELSKY, Vladimir. Nacido en 1949, hijo del también pintor Mikhail Belsky, estudió en el Instituto de Bellas Artes de Kiev junto al pintor Victor Chataline. De su padre ha heredado la maestría del realismo y la fascinación por el mar y los barcos, que son uno de sus temas favoritos. Junto a éstos, destacan sus paisajes de Ucrania, en los que muestra la variedad de colores y texturas de las tierras del sur, y la delicadeza de los tonos y semitonos que aplica a sus bodegones, cotidianos y líricos, abiertos al mar.

SEKRET, Valeri. Nacido en 1950 en Zagorsk, se graduó en el Instituto Sourikov de Moscú, donde estudió con el maestro Evgeni Kybrik. Es presidente de la Asociación de Pintores de Zagorsk. Sus obras, expuestas a menudo en numerosos países, muestran siempre su admiración por pintores como Levitan, Savrassov o Boudin. Sus temas favoritos, las calles de París y Moscú en el XIX, las riveras del Volga o los alegres paisajes de Crimea, despliegan un virtuosismo en el tratamiento de la luz que lo sitúan entre los grandes pintores rusos contemporáneos.

Obras