Exposición Pintura de Alfonso Galbis
 

Alfonso Galbis Dolz de Espejo Nacido en Madrid, reside en Pamplona desde 1982. Aunque fundamentalmente es autodidacta, no está exento de formación, habiendo recibido clases de : D. Arturo Capacceti y D. Ricardo Coullaut Varela. Sus exposiciones más destacadas han sido: 1982 Torreón de Lozoya. Segovia. 1984 La Gran Peña. Madrid; 1986 La Ciudadela, Pamplona; 1987 Galería Berkowitsch. Madrid; 1990 Galeria Vía Cornelia. Madrid; 1992 Castillo de Maya. CAN. Pamplona; 1993 Hogar Navarro. Zaragoza y Galería Vía Cornelia Madrid; 1996 Galería Azul, Pamplona; 2003 Galería Eboli, Madrid. Obras en varias Galerías privadas.

"Me gusta la libertad. También en el arte. No creo que sea positivo estar supeditado a un concreto "ismo" para ser reconocido como PINTOR, con mayúsculas, aunque los "ismos" hayan dado extraordinarias cumbres, y muchas menores, en el siglo de los "ismos". Creo que ése no será ya el caso del siglo XXI, en que vamos costosamente aprendiendo cuál es el verdadero valor de la libertad, y cuales son sus verdaderos límites. La teoría de la libertad tendrá que ser también aplicada al arte. Nada de "café para todos". El racionalismo en pintura nos ha enseñado muchísimo, pero tendrá ya que ser superado el fanatismo que practica cualquier movimiento en fase de implantación. Es decir, es magnífico hacer arte abstracto o de cualquier otro género, pero no por obligación impuesta por críticos y galeristas.

El caso de Alfonso Galbis ilustra cómo el buen aficionado puede irse convirtiendo en profesional a base de echarle mucho tiempo, hacer mano, adquirir una buena formación, teórica y práctica y dejarse llevar por los sentimientos e inclinaciones, por aquello que inspira a Alfonso Galbis. Segovia y la Granja de San Ildefonso, han producido ya unas cuantas ejecuciones relevantes y de gran sensibilidad que aquí se muestran."

Dominica Contreras López de Ayala
Marquesa de Lozoya
Académica de Número de la Real Academia de Historia y Arte de San Quirce de Segovia


"Galbis expone, sobre todo, paisajes rurales y diferentes panorámicas de los jardines de La Granja. Naturaleza exuberante que se muestra al espectador en todo su esplendor, principalmente en primavera, aunque no faltan algunas vistas otoñales. Pintura alegre y luminosa, como lo son los soleados jardines del palacio segoviano. Sombras frondosas, cuidados parterres, húmedas y frescas fuentes que traza con dibujo seguro y certero, moldeando delicadamente la silueta de diosas y musas. No hay presencia humana en estos jardines, y los vacíos bancos invitan a disfrutar de la tranquilidad de la pintura.

A Galbis le gustan los árboles. Omnipresentes en su obra, los hay de todo tipo (fresnos, encinas, cerezos…), pero ante todo son boscosos, densos, opulentos, con prestancia y personalidad propia. En ocasiones, se convierten en el tema principal del cuadro y dominan la composición. Y es que el paisaje es el protagonista de sus lienzos: panoramas rurales de un verde encendido, con suaves colinas, esbozada y ligera arquitectura y cielos amenazantes de lluvia"

Charo Sanchez. Crítica de El Punto de las Artes

Sus Obras