"LA CHUNGA"
 

EXPOSICIÓN DE "LA CHUNGA" EN LA GALERIA EBOLI.
24 Noviembre 2006 - 5 Enero 2007.

Micaela Flores Amaya, conocida artísticamente por el apelativo familiar de "La Chunga", nació en Marsella (Francia) en la época de vendimia. Hija de padres andaluces, creció en Barcelona, donde se inicia artísticamente a los seis años bailando por diversos locales y alcanzando muy pronto fama mundial. En este tiempo la descubre el pintor Francisco Rebés, contratándola para posar como modelo y es en su estudio, donde "La Chunga", aburrida entre posado y posado descubre la pintura, toma por primera vez los pinceles y comienza a pintar sus "demonios en el cielo".

Francisco Rebés la introduce en los ambientes artísticos e intelectuales catalanes de los años cincuenta, de los que formaban parte Guinovart, Francisco Catalá Roca, Joan Miró, Marc Aleu, Sebastián Gasch y el gran ceramista Artigas, entre otros. Todos ellos se reunían en el restaurante de La Mariona. La Chunga, convertida en la musa del grupo, conserva de aquellos contactos su admiración por la cultura y dedicación a la pintura que no abandona desde entonces.

La relación de Micaela Flores con la pintura se ha desarrollado siempre de manera paralela con el baile. La danza le permitió relacionarse con Picasso, gran admirador de la ingenuidad de sus obras y de los colores que era capaz de conseguir, definiendo su obra como "Naïf Luminoso". Con Dalí, protagonizó una performance en la que la Chunga, pintaba descalza un cuadro bailando sobre un lienzo en blanco, mientras el artista aplicaba la pintura. Ha sido amiga de grandes escritores como Camilo José Cela y poetas como Rafael Alberti, Blas de Otero, León Felipe, José Bergamín y José Manuel Caballero Bonald, quienes han dedicado poemas a esta singular artista.

La Chunga es autodidacta y su pintura nace sin ligarse a ninguna escuela o tendencia.. A través de sus gitanillas, tablaos y macetas, podemos apreciar una pintura Naïf ágil, una obra colorista, fresca y natural, una pintura que como ella bien dice "le sale de dentro, como el baile". Sus acuarelas son como conversaciones en las que la pintora cuenta su interior, explica sus emociones, sin tapujos, poniendo el alma en cada pincelada.

Entre los premios recibidos se puede destacar la medalla de oro del Círculo de Bellas Artes de Madrid y de la Asociación de Prensa de Sevilla.

La primera exposición la efectúa en París, en la Galería Anne Colin, a partir de entonces su obra comienza a circular por las galerías de todo el mundo.

"La Chunga pinta con la misma espontaneidad que baila, y es posible que exista una sutil relación entre la línea y el colorido de su baile y la forma y el color de su pintura".

A.M. Campoy. ABC

"Los cuadros de la Chunga - cuya pintura Picasso calificó como de naïf luminoso - son autorretratos y a su alrededor aparecen elementos como iglesias, plazas de toros, hogares y bosques".

J& V., El Periódico de Catalunya.

"Brasa viva, Pájaro que ardiente vuela, lumbre que embiste y se esquiva como un toro de candela libre y a la vez cautiva"

Rafael Alberti.

    VER SU OBRA