Miguel Angel Oyarbide
 

Miguel Angel Oyarbide es Licenciado en Bellas Artes. En 1976 el pintor Antonio López Torres le descubre el amor por el paisaje. Desde entonces, su actividad profesional se ha orientado no sólo a la creación pictórica, sino también ha desarrollado una intensa labor en el campo de la divulgación del arte a través de publicaciones, programas de televisión, conferencias, seminarios, etc. Y en el taller que tiene abierto desde 1983.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
La pintura es un arte, y el arte en total no es una creación inútil de objetos que se deshacen en el vacío sino una fuerza útil que sirve al desarrollo y a la sensibilización del alma humana. El arte es el lenguaje que habla al alma de cosas que son para ella el pan cotidiano, que sólo puede recibir en esta forma.

Cuando el arte se sustrae a esta obligación queda un hueco vacío, ya no existe ningún poder que sustituya al arte. En todo momento en que el alma humana viva una vida más fuerte, el arte revivirá, ya que el alma y el arte están en relación de efecto y de perfección recíprocos. En los periodos en los que las ideas materialistas, el ateísmo y los afanes puramente prácticos que se derivan de ellos, atontan al alma abandonada, se opina que el arte "puro" no ha sido dado al hombre para fines especiales, sino que es "gratuito"; que el arte existe sólo para el arte (l'art pour l'art). El lazo que une el arte y el alma se queda medio anestesiado.
Wassily Kandinsky
(De lo espiritual en el arte, 1910)

EL DIBUJO COMO COMPROMISO VITAL

…." Hace más de veinticinco años que descubrí a Miguel Angel Oyarbide, dibujante, pintor, persona… Entonces comencé a admirar el tipo de dibujo que me ha ayudado a vivir todos estos años, el dibujo exento de adornos superfluos…, el dibujo que transmite los sentimientos humanos en el retrato, la atmósfera en el paisaje o la profundidad en un interior… Descubrí la autenticidad de un dibujo a través de los trazos firmes de quien conocía todas las técnicas, los trazos y las texturas. Poco a poco entendí que los misterios del artista, como los del escritor, están en su interior. El auténtico artista no busca el virtuosismo…, no deberá caer en la perfección técnica, deberá tener sensibilidad humana."…..
José Luis Valverde.